sáb. Jun 22nd, 2024

En México, el pago de impuestos es una responsabilidad que todos, desde las grandes empresas hasta los trabajadores independientes, deben asumir independientemente de su tamaño de operaciones e ingresos y debe ser acorde al régimen fiscal que les corresponda. Esto implica una tarea crucial para mantener el funcionamiento del país y garantizar el financiamiento de los servicios públicos, pero también puede resultar en una carga significativa para algunos contribuyentes, quienes deben entender correctamente sus responsabilidades y derechos.

En particular para las pequeñas y medianas empresas (Pymes), quienes se enfrentan a un gran desafío en cuanto a la recaudación: la falta de información fiscal. Esto puede llevarlas a la informalidad, a inscribirse en regímenes tributarios inadecuados, a enfrentar cargas impositivas elevadas, o incluso, a perder oportunidades para mejorar sus finanzas al no saber que hay ciertos rubros deducibles de impuestos.

“Esta problemática resalta la importancia de la educación financiera y fiscal para las compañías. Es fundamental que comprendan no solo sus obligaciones tributarias, sino también las oportunidades que existen para mejorar sus finanzas. Sin embargo, la complejidad del sistema tributario y la falta de recursos dificultan este proceso, lo que plantea la necesidad de una mayor concientización”, explica Carlos Rafael Téllez Sánchez, CEO de arrenda1, plataforma de smart leasing para empresas.

Entender cómo funciona el pago de impuestos marca la diferencia entre una carga financiera abrumadora y una gestión fiscal inteligente. Entre los conceptos que toda empresa debe comprender están: impuesto sobre la renta, contribuyentes, valor agregado, leyes fiscales y gastos deducibles, éste último es clave, ya que puede convertirse en un catalizador para el crecimiento sostenible de las empresas

“Los gastos deducibles, es decir, todos aquellos costos en los que incurre una empresa para mantener su operación y generar ingresos pueden abarcar desde la compra de papelería y artículos de escritorio, pago de salarios, hasta el arrendamiento”, detalla Téllez Sánchez.

De acuerdo con arrenda1, estos son tres gastos que una empresa puede deducir con el fin de acotar su carga impositiva y mejorar su flujo de efectivo:

1) Arrendamiento de autos
2) Pago de sueldos y salarios
3) Gastos relacionados con el cumplimiento de la NOM-035

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *