lun. Jun 17th, 2024

Gerson Gómez Salas

Jamás acostumbramos a seguir las agendas de agresión de otros medios. Ni siquiera en las conjuras de sus tres o cuatro días de acoso. Lo hacen en la postrimería de la ética periodística.

El heraldo negocia con el patrón. Vamos a bajar tres rayitas. Imagina el impacto negativo. Estamos a unos días de las votaciones. Toda la familia esta preocupada. Les ha llovido y granizado desde la primera nota.

Con los podcast a tope en las audiencias. Los competidores replicaron por la mañana, a todo color, la portada con la nota sensacionalista.

Colonias y vecindarios de la capital, cocheras automatizadas y autos recientes, a todos, la carretada de basura informativa.

Lo burdo pasa a lo grotesco. Autorizan los cobros, posfechados, a la elección. Las notas pagadas. Tan desconfiable la selección como la venta.

Apuramos a quienes presentan los datos a consignar en las instancias oficiales de auditoría. Elevar hasta la cumbre, tope donde haya responsabilidad, de quienes enriquecieron de la información privilegiada o del erario.

Al reportero le palmean la espalda sus superiores. Bárbaro. Te luciste. Ahora si van a caer esos desgraciados. El pueblo debe saber la verdad. Información es poder. Somos el cuarto. Hubo necesidad de imprimir más ejemplares. Con eso sale la nomina de docena.

Así el junior, como conocen al hijo del hijo del defenestrado espacio. Seamos prudentes. Jamás moneda de cambio de muchos de esos gañanes y oportunistas. Falta menos para la renovación comunicativa y comunitaria de la información.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *