lun. Jun 17th, 2024

Gerson Gómez Salas

Corresponde a la generación de nuestros hijos. A ellos compete pagar el endeudamiento desproporcionado de la administración irresponsable de Samuel García III.

El gobernador de Nuevo León juega un partido amañado. Ni siquiera Movimiento Ciudadano como corriente bisagra en la cámara federal de diputados o el senado podrá ignorar la abundancia particular de la familia García Sepúlveda.

Dimos la espalda a sus locuras. Quienes ganaron en los municipios o en la cámara local de diputados los respalda el trabajo político de ellos. No el de Samuel García.

Ni siquiera Colosio abandonó el nada honroso tercer lugar por el senado. Monterrey adjunta a la zona de metrópolis dijimos basta de güercos ilusos y banales.

Nuestro gobernador, pésimo perdedor, solo conoce el lenguaje del juzgado. Es grosero en cada intervención periodística. Sus amagos funcionan de extorsionadores para los oponentes políticos.

Toda la familia García Sepúlveda continúa amparada contra muchas acciones de la justicia. La ola de amparos es el resultado de sus bravatas. Del 2024 al 2027 la gobernabilidad de Nuevo León será trunca.

Despoblará las intenciones de buscar la presidencia. Los opositores de Movimiento Ciudadano incluyen a la aun senadora, compañera de formula de García, la ahora priista Indira Kempis.

Quieren fincar responsabilidad penal. Lo desean ver preso. Como escarmiento para esa generación de ilusionistas del verbo imparable.

La función del circo fatuo llegó a su final. Samuel García III tiene hipotecado mucho del futuro. Sorpresa no causará el incremento en los costos de los tramites o la creación de nuevos impuestos.

Advertidos estamos.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *