dom. Jul 21st, 2024


Raúl Guajardo Cantú
Según la cadena norteamericana de noticias CNN, la zona metropolitana de Monterrey está en capacidad para competir con regiones de China por lo que se refiere a la atracción de capitales sobre todo ahora que se ha intensificado la guerra comercial de ese país con Estados Unidos, según un reportaje de la cadena, Monterrey podría convertirse en la fábrica de EU.
Marcelo Ebrard, por otra parte, señaló recientemente que Tesla sí llegará a Nuevo León, pese a las distintas informaciones en contrario y a los retrasos que ha sufrido el inicio de las labores de construcción de la llamada Mega Factoría.
Podría nuestro estado, gracias a estas situaciones, convertirse en la región de México más favorecida con la relocalización promovida por la formación de bloques económicos a raíz de los problemas detectados en las cadenas de suministros a partir de la pandemia del Covid-19 y agudizada por la guerra comercial que enfrenta a las dos grandes potencias económicas del mundo.
En ese contexto todo parecen buenas noticias, sin embargo, parece que nuestros políticos solo desean ver el corto plazo, los pequeños intereses que benefician tanto a ellos como a sus partidos, sin ponerse a pensar en lo que pudiera beneficiar este proceso a los nuevoleoneses y a los ciudadanos que cada año deciden radicar en nuestro estado.
Unos y otros se dedican por ahora a pelear por presupuestos para sus partidos, para beneficiar a sus intereses y mantener sus cotos de poder que les redundan, en un círculo nada virtuoso, en más poder y más presupuesto para beneficio de esos intereses.
En pocas palabras nos encontramos en un momento en el cual Nuevo León puede convertirse en el gran beneficiario de la relocalización o nearshoring, ya que cuenta con recursos, tanto materiales como humanos para ello, pero mientras unos creen que pueden gobernar el estado a base de arranques y posturas desafiantes, de incumplir con los compromisos contraídos con sus opositores, compromisos que forman parte del quehacer político de todo aquél que desee trabajar en el mundo gubernamental, en la vida pública del país.
Por el otro lado, en cuanto se presenta la oportunidad, en lugar de buscar ser “el adulto en la casa”, simplemente se trata de tomar venganza, sin importar, insistimos, en lo que ello pueda significar para los ciudadanos, para los nuevoleoneses.
Ojala que la lluvia de oportunidades, como la de agua, constituya un bien que pueda traducirse en buenas noticias para los ciudadanos de este estado que desde hace más de cien años destaca en la industrialización del país y es uno de los motores de la economía nacional.
Los nuevoleoneses, consideramos nosotros, no merecemos este tipo de políticos que solo ven unos pasos por delante, sin tener la grandeza de espíritu que, creemos, es una de las cualidades de nuestro estado.
Esperemos que las buenas noticias sean más que las malas en estos próximos días y que quienes tienen puestos gubernamentales que pueden incidir en las grandes decisiones estatales, reflexionen acerca de su quehacer y de su deber como representantes de Nuevo León.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *