dom. Jul 21st, 2024

David Casas Sauceda

Monterrey.-Murió el abogado y deportista Héctor S. Maldonado Pérez
Tenía 86 años y en su haber tres juegos sin hit ni carrera y uno perfecto en la pelota amateur; sus triunfos también se extienden a la vida profesional, en la cátedra universitaria y en la administración pública.
A él se debe en gran parte, la paz laboral que existe en Nuevo León desde hace más de tres décadas. Como titular de la Junta de Conciliación y Arbitraje contribuyó al equilibrio y a la solución justa de conflictos entre empresarios y trabajadores.

Durante 61 años dio cátedra de Derecho Laboral, en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Nuevo León a cientos de profesionistas, mujeres y hombres de bien.

“Es un triunfador en el deporte y en la vida, un ejemplo de deportista, funcionario, maestro y padre de familia”, resume Daniel Alcocer, profesor universitario, por años cercano colaborador de Maldonado Pérez.

El licenciado Héctor S. Maldonado mantuvo la disciplina – como en todos sus aspectos de la vida- de correr primero, después trotar y caminar diariamente, “porque ayuda a mantener el equilibrio”, reveló en una charla con este reportero.
Nacido en 1938 en el municipio de Anáhuac, unos 200 kilómetros al norte de Monterrey, rememoraba los tiempos de estudiante en la escuela primaria, los deportes que practicaban y los torneos que se realizaban con la participación de equipos de la cercana Laredo, Texas.

“En 1949 antes de la existencia de las ligas pequeñas de béisbol, tuvimos nuestro uniforme, un maestro los consiguió”, recordó en la plática en una de sus caminatas en el parque Roma.
Sin nunca rehuir a la prensa, la modestia se imponía en el abogado humanista, sensible: “Tratamos de hacer las cosas bien en la vida, como maestro de leyes, como funcionario. Y en el béisbol y el softbol siempre fui malo, pero hacemos lo que se puede”

Llegó a Monterrey a los 11 años y en 1961 se graduó en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UANL.

Fue uno de los fundadores de la maestría en derecho laboral, en 1981 y desde entonces fungía como maestro y coordinador de la maestría, en la maxima casa de estudios.

También integró la Comisión Académica y del Consejo Universitario y tuvo 10 libros de su autoría, en los que plasmaba su experiencia e investigaciones en lo laboral, pues, también fue titular de la Junta de Conciliación y Arbitraje, de 1982 a 1991; Secretario General de Gobierno en la administración del gobernador Sócrates Rizzo; y presidente del Consejo de Relaciones Laborales en el gobierno de Natividad González Parás.

“El hombre viene a cumplir con una función y creo que la cumple cuando trasciende, cuando de alguna manera dejas constancia perene de tu actuación, más cuando recibes el reconocimiento de la sociedad, porque hay un mayor esfuerzo por quienes confiaron en ti”, confió el también impulsor de las ligas pequeñas de béisbol

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *