sáb. Jul 13th, 2024

Raúl Guajardo Cantú
En lo que va del presente año, la cifra de personas muertas en hechos violentos se ha incrementado en Nuevo León como no se había visto desde el sexenio de Rodrigo Medina, muchos de esos hechos han sido ligados a temas de crimen organizado. Las autoridades del ramo todavía hasta hace poco salían a dar algún tipo de explicaciones de carácter meramente informativo, casi como si fueran conferencias universitarias, cuando la ciudadanía pedía, y pide, acciones que permitan bajar los índices delictivos, principalmente de los llamados delitos de alto impacto.
Los resultados han sido magros y en los corrillos del poder ya se habla de que habrá cambio en los mandos de seguridad, aunque también se dice que se reciclará a un personaje que no ha dado tampoco resultados cuando ha estado al frente de la seguridad estatal.
Dentro de este contexto llama la atención el hecho de que la Red Estatal de Autopistas, REA, haya hecho el anuncio de que 14 de sus casetas de cobro recibirán un blindaje de nivel 3, bajo dentro de los niveles de blindaje es cierto, pero que nos manda el mensaje de que las acciones que pudieran esperarse en contra de las unidades de cobro no provendrían del crimen organizado, sino que esperan acciones del fuero común, pensando en el tipo de arma contra el cual se están blindando.
Sin conocer el objetivo de un mensaje como el anterior, desde fuera de gobierno podemos percibir una especie de rendición, ya que si bien la acción pareciera encaminada a proteger a quienes trabajan en las casetas, la realidad es que nos muestra la impotencia de las autoridades para evitar este tipo de acciones por parte de delincuentes del fuero común. Si el gobierno no puede protegerse a sí mismo, qué podemos esperar los demás.
Hemos insistido desde estas páginas, que Nuevo León está convertido en un bastión de la economía mexicana, sin embargo, nos preocupa que por ahora la seguridad no vaya en el sentido que requiere la continuidad de este tipo de políticas que han permitido la instalación de grandes y medianas empresas extranjeras en nuestro estado.
Ya que si bien existen condiciones de otro tipo, capital humano, energía, la promesa de agua para uso industrial, entre otros factores, un viraje brusco en el ámbito de la seguridad pudiera revertir los beneficios que hasta hoy se han conseguido.
Esperemos que las autoridades tomen la mejor decisión posible por lo que respecta a este ámbito tan importante para la economía estatal, ya que de otra manera, como dice el refrán, el gozo se puede ir al pozo.
Reconocemos que el actual gobierno ha emprendido acciones importantes para impulsar la economía del estado, que se han conseguido importantes inversiones, por eso nos preocupa que la seguridad pueda convertirse en el talón de Aquiles que haga que los capitales dirijan su vista hacia otros estados con mejores resultados en este ámbito.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *