dom. Jul 21st, 2024

Ixtoc Hinojosa Gándara

Cuando la respuesta es una seguridad en la que la taza de homicidios es tan cercana al cero, en la cual casi hay una percepción absoluta de seguridad plena, parece que otros factores que rodean a nuestra vida personal llegan a carecer de importancia. Y no solo es la percepción de un servidor, sino lo que demuestran estudios realizados por World Justice Project y Latinobarometro donde demuestran que casi la mitad de la población estaría dispuesta a carecer de otras libertades y privilegios como la democracia con tal de vivir en una sociedad segura.

Es de casi todos conocido el hecho de que el presidente de la Republica de El Salvador, Nayib Bukele ha logrado una disminución histórica de los índices de criminalidad en su país pero lo que aparece en las noticias solo es eso y no el atropello a los otros poderes de esa republica, en particular al poder judicial en donde se desapareció a su sala constitucional y el legislativo, dominado de manera casi absoluta por partidarios de Bukele, nombró a los nuevos miembros y estos fueron los que realizaron interpretaciones a la constitución contrarias a la misma, tal es el caso de la reelección presidencial.

Esto es una clara demostración de los males que puede traer el populismo y el autoritarismo, de ninguna manera niego los éxitos salvadoreños  en la reducción de la criminalidad, pero si me pregunto si este no trajo consigo atropellos a loa derechos humanos, no solo de los presos sino de los ciudadanos en libertad. Esto también demuestra una gran falla y grieta en la democracia liberal, la cual nunca me cansare de defender. El éxito en la seguridad publica dista mucho de la destructora administración del actual gobierno federal mexicano, pero es muy cercana a sus logros electorales y se asemeja mucho a los peligros de la democracia que debe prevalecer.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *